Menu

Es el sueño de todas las madres el poder ganarse la vida haciendo algo que les encante pero al mismo tiempo poder quedarse en casa cuidando de sus hijos.  Hay ya muchas mujeres que han realizado este sueño y han alcanzado el éxito en los negocios sin tener que abandonar el hogar día a día.  En Canadá contamos con muchas de estas exitosas “MOM-preneurs” ó madres que incursionan en el mundo de los negocios, y Alma Latina Online Magazine conversó con dos de ellas: Karla Conflitti, dueña de Mostacia Jewelry y Wendy Burgos, quien recientemente abriera su pastelería Sweet Things by Wendy— ambas mujeres Latinas, muy seguras de sí mismas, muy preparadas, extremadamente creativas, esposas y madres que se embarcaron en el incierto y turbulento mundo de los negocios creando sus propias empresas con la esperanza de lograr el bienestar económico a través del fruto de sus creaciones y haciendo algo que les apasiona.

Escuché el término “Mom-preneur” por primera vez cuando leí la historia de Genevieve Thiers, la fundadora de SitterCity.com, quien se hiciera millonaria conectando a padres y niñeras por todo lo largo y ancho de los Estados Unidos.  Aqui en Canadá existen ya varias organizationes y grupos quienes trabajan para ayudar a que muchas mujeres realicen este anhelado sueño a través de talleres educacionales, publicaciones, eventos, conferencias y más, para encaminarlas en este proceso que las fortalezca y les permita alcanzar la meta de manejar exitosamente sus propias empresas; organizationes tales como The Mompreneur y grupos como el Ontario Mompreneurs Group, quienes describen a esta nueva categoría como “mujeres multifacéticas que mantienen un balance entre el estrés de administrar un negocio y la ardua y difícil tarea de ser madre al mismo tiempo.”

Karla Conflitti es la fuerza impulsora tras de Mostacia Jewelry, quien empezara su negocio de joyería y bisutería harán ya unos tres años.  Al principio fue un pasatiempo, pero pronto descubrió que tenía la posibilidad de vender sus bellas artesanías para hacer un poco de dinero.  Su carrera de diseñadora gráfica le hizo más fácil la promoción y mercadeo, y asi fue aprendiendo y creciendo en sus conocimientos, se fue familiarizando un poco más con los materiales, descubrió cuales le gustaban más, con cuales se sentía más creativa, cuales era los preferidos de sus clientes, y asi poco a poco se fue sintiendo más cómoda con las joyas que iba creando y sus ideas fueron floreciendo cada día más.  Empezó a tomar su pasatiempo más en serio y empezó a estudiar con más ahínco, aprendiendo todo lo necesario en cuanto a que herramientas utilizar, leyendo revistas para mantenerse al día con las tendencias de la moda, visitando tiendas de abalorios donde al conocer mejor los materiales disponibles podía darle rienda suelta a su imaginación y obtener ideas para sus creaciones futuras.

Mompreneur-2

Mompreneur-4

Los comentarios que Karla recibió al inicio fueron muy positivos, y de hecho los productos personalizados fueron las más populares al principio.  “Creo que eso fue en lo que tuve más éxito; la gente solicitaba productos personalizados para bodas, rosarios– uno de los clientes me pidió que le hiciera una cantidad grande de rosarios,” nos dice.  El mayor volúmen de órdenes en esos tiempos fueron productos personalizados, especialmente para bodas, los cuales creaba en colores que la novia había escogido, con un presupuesto establecido de antemano, y entre esos parámetros, desbordaba entonces su creatividad en la creación de las joyas.

En este tiempo quedó embarazada de su hija Isabella.  “En este año que tuve a Isabella,” nos cuenta, “fue el año de mayor producción para Mostacia.”  Al nacer la bebé, sus prioridades se enfocaron totalmente en ser madre, aunque continuó con la producción de sus joyas asi el tiempo se lo permitía.

Isabella está hoy por cumplir sus 4 años, e irá a la escuela este otoño próximo.  Karla ha estado a su lado todo el tiempo desde su nacimiento, y ve ahora la oportunidad de envolverse de lleno en su negocio.  En este momento, nos dice, es difícil encontrar la motivación dadas las responsabilidades que conllevan el ser madre, además de la restricción que le impone el no tener un salario con que invertir en su empresa, la cual tiene que estar evolucionando constantemente con nuevos materiales, la creación de nuevas piezas y manteniéndose al día con la moda.

Mompreneur-5

Mompreneur-3

Mompreneur-12

Tiene la intención de empezar a promocionar su negocio un poco más ahora, y enfocarse en su expansion.  Su meta ahora es empezar a crear más joyas para irlas agregando a su creciente mostrario.  “La gente aprende por lo que ve, conocen visualizando,” nos dice.  Pero reconoce tambien que hay herramientas en cuanto a negocios se refiere que necesita aprender, cultivar o con las cuales familiarizarse– un conflicto bastante común entre las mentes creativas: tienen un talento y un genio casi intuitivo en sus creaciones, pero muchas veces carecen de conocimiento en asuntos de comercio y mercadeo.  “Probablemente me siento más cómoda sentada en un rincón creando mis productos,” nos dice. “Y entonces pierdes motivación porque quisieras mostrarle a la gente lo que sabes hacer, y a veces no sabes como lograrlo.  Y quiero ofrecer productos de calidad, no cosas que yo misma no usaría.” Aqui es donde las entidades de gobierno, organizaciones, grupos e incluso las bibliotecas ofrecen programas para obtener los conocimientos necesarios que ayuden y guíen a estas madres empresarias para hacer de sus negocios empresas productivas y exitosas.

Wendy Burgos, por otro lado, recién inicia sus primeros pasos como una Mompreneur.  Inició Sweet Things by Wendy a fines del año pasado, que en realidad empezó casi como “una idea pasajera,” nos dice.  “Realmente no hice ningún plan para empezar el negocio, sino que ocurrió de pronto.  Es una de esas cosas que uno dice, ‘Algún día lo hare,’ y de pronto sucede.”  No oculta su entusiasmo al hablar de su joven empresa, y sus galletas y pasteles han sido muy bien recibidos por su creciente clientela.  Wendy ha estado haciendo pasteles como un pasatiempo desde hace algún tiempo– siempre aprendiendo, practicando, haciendo pasteles y galletitas para su familia y amigos para perfeccionar su arte.  Vio en la pastelería el camino a seguir para tomar en serio la idea de iniciar su propia empresa y en esta navidad se dio a la tarea de vender cajas de galletas con temas navideños.  “De alli en adelante el negocio agarró impulso,” nos cuenta Wendy.  “Recibí muchísimas órdenes, comentarios muy positivos; tuvieron una gran demanda, lo cual me sorprendió mucho.  No me lo esperaba, pero asi sucedió.  Dada la demanda que tuvieron estos productos fue que el negocio se abrió paso.”

Mompreneur-6

Mompreneur-11

Mompreneur-9

Wendy, sin embargo, ha sabido desde siempre que quiere hacer de su lado artístico algo rentable.  “Siempre, siempre, siempre he querido ganarme la vida a través de mis creaciones,” nos dice.  “De esto quiero vivir, expresando mi creatividad.  Sólo que no sabía como iba a lograrlo, no sabía como empezar y cual iba a ser el camino que tomaría para lograrlo.”  Experimentó con diferentes manualidades y ultimadamente encontró que la pastelería era lo que más le atraía.  Se mantiene aprendiendo, practicando y enriqueciendo sus conocimientos constantemente, un proceso que se le va haciendo más fácil a medida avanza y se siente más cómoda teniendo más práctica con la creciente demanda de sus productos.

Mompreneur-8

Mompreneur-7

Mompreneur-10

No se le ha dificultado mucho aprender a manejar un negocio, admite.  Las personas que han probado sus productos han corrido la voz y esta publicidad le ha ayudado a crecer su clientela.  A pesar de tener un trabajo de tiempo completo y de tener la responsabilidad del cuidado de su hijo Juan Mateo de 2 años, ha encontrado el tiempo y la energía para manternerse al día con las órdenes de los productos que constantemente recibe.  Reconoce sí que sería ideal encontrar con el tiempo necesario para concentrarse en su negocio.  “No dejo de ser madre, tengo que ir a trabajar todos los días, necesito mantener una casa limpia y ordenada, tengo que alimentar a Juan Mateo de vez en cuando, no?  Mi vida continúa, pero al mismo tiempo debo encontrar la manera de hacer lo que me apasiona y manejar el negocio.” Ayuda bastante el hecho que encuentra muchísimo apoyo y ayuda en su esposo y su familia, lo que ha hecho un poco más fácil la tarea y no se siente agobiada; al contrario, está disfrutando mucho cada minuto que utiliza haciendo crecer su empresa.

Dos madres y empresarias, dos diferentes sets de habilidades y ambas en diferentes etapas de crecimiento en sus negocio; el hilo común es que las dos encontraron algo que les apasionara, se enfocaron en esa habilidad en particular, recibieron muy buenos comentarios por parte de familiares y amigos y eventualmente personas que compraron sus productos y se lanzaron de lleno a iniciar sus empresas– paso que de hecho es el más difícil: el empuje inicial para dar el primer paso.  Karla piensa eventualmente llevar su empresa, Mostacia Jewelry, y hacer de esta una tienda virtual, vendiendo a través de la internet.  Sabe bien que es un paso que le llevará tiempo y dinero.  Wendy sueña con abrir su propia pastelería y vivir de sus creaciones, algo que dice le apasiona tanto que no siente que es realmente trabajo.  Ambas se miran en un futuro capaces de hacer suficiente dinero para vivir de sus creaciones.

Mompreneur-1

Este sueño puede lograrse, para ellas y para muchas otras mujeres que cuentan con tanto talento y creatividad.  En Canadá y con la ayuda de varias organizaciones y grupos, es possible obtener habilidades que las ayuden en los negocios y les den la oportunidad de ganar dinero con su creatividad.  El consejo de Karla para estas mujeres? “Hay que hacerle mucha promoción al negocio.  Tienen que hacerlo.  Y hay que dedicarle tambien bastante tiempo.  Se toma bastante tiempo,” nos dice.  Wendy aconseja tartar de figurarse pronto cual sera el camino a seguir para aprender y practicar lo más possible para perfeccionarlo.  “Si hubiera sabido desde el principio que esto era lo que me gustaría hacer, hubiera empezado mucho antes y estaría talvez a un punto de mi vida donde ya viviría de lo que amo hacer, y no estaría empezando ahora.”  Pero nunca es tarde.  Es un sueño que está al alcance de la mano, pero requiere tiempo, paciencia, práctica y el mantenerse aprendiendo constantemente.  Pero es tambien un sueño que puede ser inmensamente satisfactorio para tantas mujeres que desean dar lo major de sí mismas a sus familias sin tener que sacrificar el poder estar con sus hijos todo el tiempo.

Share This