Adverisiment

Conferencia de LAEN – “Del Diálogo a la Acción” – Como Ayudar a los Jóvenes Latinos a Terminar sus Estudios

El pasado Sábado tomamos parte en la 3ra Conferencia Anual de LAEN (Red Latino-Americana para la Educación) denominada “Del Diálogo a la Acción”, lo que nos hizo recordar aquella línea de la película “Field of Dreams” (Campo de Sueños) que decía, “Si lo construímos, ellos vendrán.” Decenas de miembros de la comunidad Hispana— maestros, padres, miembros de la Consejo Escolar de Educación Católica y Pública, trabajadores comunitarios, miembros de los medios de comunicación y jóvenes en estudios secundarios y superiores— quienes vinieron a la escuela de estudios secundarios, St. Mary’s para participar en dicha conferencia— se dieron a la tarea de abrir las líneas del diálogo y pasaron toda la mañana hablando de los obstáculos y barreras que tanto padres como estudiantes encuentran así navegan el sistema educativo, tratando de que el resultado sea al final exitoso.

Lea la Versión en Inglés en este Enlace.

El evento fue presidido por los maestros de ceremonia Jessie Penate y Gaby Argueta, asi como por Derik Chica, el fundador de LAEN (y sin duda alguna la fuerza motriz detrás de esta importante organización), quienes presentaron a Kirk Mark y Ericka Aguilera, miembros del TCDSB (Consejo Escolar Católico). Andrea Vásquez y Silvia Argentina Arauz hicieron una breve introducción del trabajo que LAEN realiza y la presentación principal estuvo a cargo de Cristina Guerrero, quien abordó el tema de crear un futuro basándose en lo que ha ocurrido hasta ahora. Luego de las presentaciones iniciales, los grupos fueron separados en tres: padres de familia, otro conformado por trabajadores comunitarios y educadores y un tercer grupo de jóvenes estudiantes de secundaria y estudios superiores. Los grupos fueron liderados por Madelaine Cahuas, Victoria Mejicano, Félix Cabrera, Rosa Berdejo, Silvia Argentina Arauz y Paola Gómez. Después del almuerzo (donado por LAEN y sus patrocinadores) los tres grupos se reunieron de nuevo para esta vez discutir el rumbo que la comunidad debe tomar, trabajando en conjunto para darle solución a los principales problemas que previenen a nuestros jóvenes de terminar sus estudios secundarios— una estadística terrible y difícil de aceptar que apunta a que hay un porcentaje de deserción del 40% entre los muchachos Latinos. En la conferencia se encontraban presentes Marcela Saitua (representando a Robin Pilkey del Consejo Escolar Público) y Patricia Bottoni, miembro del Consejo del TCDSB.

El diálogo se tornó bastante fluído, tanto así que hicieron falta horas para que se dijera todo lo que se debía hablar y para aclarar todas las inquietudes, expresar sus preocupaciones y obtener respuestas. Hay mucha confusión y desinformación sobre el sistema educativo y los padres, en especial aquellos que son inmigrantes, y de la misma forma muchos estudiantes tienen muchas preguntas sin respuesta sobre como lidiar con los problemas que enfrentan a diario dentro del sistema educativo canadiense. Jackie Samaniego, una de las organizadoras voluntarias del evento, conoce muy bien todos estos problemas— aún habiendo nacido en este país— porque ella misma los vivió en sus estudios secundarios y en la universidad. “Mis padres son Latinos– vine acá y no sabía como funcionaba este sistema. Mis padres no me podían ayudar, ellos no sabían Inglés, y durante el colegio fui básicamente yo misma la que tuve que ver todo y averiguar todo. Y fue duro porque nadie te ayudaba y te sentías que estabas sola.” La gran mayoría de los otros voluntarios comparten los mismos sentimientos y experiencias que Jackie, y esperan ahora ofrecer una mano amiga y convertirse en un sistema de apoyo para la próxima generación, para hacerles la experiencia más fácil y que no se sientan que tienen que navegar el sistema solos. El propósito de su trabajo como voluntarios es ayudar a estos jóvenes a completar sus estudios de la mejor manera posible.

El éxito de la conferencia no hubiera sido tan evidente si no hubiera contado con la presencia de miembros del Consejo Escolar Católico y Público. Kirk Mark llegó en representación de Angela Gauthier y Ericka Aguilera, Oficial de Relaciones Comunitarias del TCDSB, estuvo también presente escuchando las inquietudes de los padres. “Al Consejo Educativo le interesa mucho abordar el tema del bienestar y rendimiento estudiantil de la diáspora Latinoamericana así como también el que los padres participen activamente,” dijo Mark. “Este tipo de foro se suma a algunas de las iniciativas que se han desarrollado desde la perspectiva del sistema educacional, y nos alegra que los miembros de la comunidad se unan para hacer una diferencia en las vidas de sus hijos y de otros jóvenes también. Sabemos que el sistema no es perfecto. Estos estudiantes no necesariamente se ven reflejados en el plan de estudios y eso es definitivamente un problema.” Y a pesar de que se ejecutan programas complementarios, puestos en marcha para aliviar la carga y ofrecer otras soluciones, la valiosa aportación de lo presentado en la conferencia demuestra que obviamente estos programas no son suficientes para satisfacer las necesidades de nuestros jóvenes. Como el propio Mark dijo, “Los padres tienen el derecho inherente como contribuyentes para básicamente obtener acciones o resultados por parte del Consejo Escolar que sean para beneficio de sus hijos. Mientras más gente se una a la causa, más fácil será remar el barco hacia adelante.” Mark animó a los padres a utilizar no sólo los recursos existentes, sino también a contactar a los miembros del Consejo Escolar para exponer sus casos y pedir los cambios que se necesitan y que ellos tienen derecho a obtener. Los miembros del Consejo están abiertos y receptivos a escuchar las inquietudes de los padres que son así mismo las inquietudes de la comunidad.

Dada la naturaleza de su trabajo, Aguilera trabaja desde dentro del sistema, ya que el departamento de Relaciones Comunitarias es una herramienta integrada para trabajar en colaboración con padres y estudiantes. Escuchar las preocupaciones de los padres en este foro fue extremadamente útil, afirmó. “Estamos recibiendo de primera mano los sentimientos y las necesidades de la comunidad. Eso nos permite a nosotros como departamento trabajar con los programas que ya existen, que el Board tiene o trabajar en colaboración con agencias y organizaciones para que estos programas satisfagan las necesidades de la comunidad— no solo de los estudiantes sino también de los padres.” El compromiso y la participación de los padres es fundamental para asegurar el éxito del estudiante, dice Aguilera. Son muchas las barreras que previenen que participen más activamente en la educación de sus hijos, tales como el idioma, factores socioeconómicos e incluso el tipo de migración que los hizo llegar a este país. El papel de Aguilera y sus colegas de su departamento es escuchar las inquietudes de los padres, darles a conocer los programas disponibles y diseminar toda la información que existe actualmente dentro del sistema y transmitirla a los padres para que estos sepan qué recursos y programas ya están disponibles, tales como servicios de intérpretes y programas de salud mental.

Una de las grandes ventajas de tener una conferencia como la de LAEN “Del diálogo a la acción” fue que tomaron parte también jóvenes que su punto de vista, como Gaby Argueta, Maestra de Ceremonias del evento y estudiante de secundaria. Argueta ha estado involucrada con lo que ella llama un “movimiento juvenil”, habiendo trabajado inicialmente con Pueblito Canada como parte de sus programas de liderazgo. Argueta, una joven inteligente y locuaz, cien por ciento bilingüe, es prácticamente el mejor ejemplo de por qué es necesario involucrar a más personas en esfuerzos como este, ya que ella es una figura inspiradora que motiva a sus compañeros a seguir su ejemplo. Más importante aún es la idea de que cuando la información proviene de alguien de su misma edad y que vive las mismas experiencias, esto facilita el poder escucharlos y le da más credibilidad al mensaje, ya que este viene de alguien que está su mismo nivel, y no de adultos y maestros. Contar con la ayuda de jóvenes que trabajen en conjunto con las escuelas, las organizaciones y los padres por una misma causa, dice Argueta, muestra que todos estamos “abordando la misma conversación y el mismo estigma: la juventud Latina en los Consejos Escolares y las barreras que enfrentan: ya sea el idioma o las asignaturas escolares, talvez el trato de algunos profesores, racismo o estereotipos. Hay un montón de cosas que están sucediendo de las que no se está hablando. Si este foro es para los jóvenes, necesitamos que sean ellos los que empujen y fortalezcan la causa. Es por eso que yo estoy aquí hoy representándolos”.

El poder reunir a una comunidad para trabajar en un objetivo común es una tarea monumental y difícil. Para los jóvenes, especialmente, puede ser bastante desalentador, ya que en muchos casos ellos sienten que el apoyo de los adultos está fuera de su alcance. ¿Cómo, entonces, podemos trabajar juntos teniendo en cuenta diferencias de experiencia, edad, origen e incluso prioridades? ¿Cómo podemos realmente escuchar a estos jóvenes— no sólo escuchar sino entenderlos y sentir empatía por su mensaje? “Es muy difícil para los jóvenes sentir o pensar que tienen el apoyo de los adultos porque muchas veces desafortunadamente se sienten menospreciados por sus maestros, tal vez por los medios de comunicación y la sociedad en general, sobre todo cuando se trata de otras culturas como la nuestra, la cultura Latina. Lo que estamos tratando de hacer es que los maestros trabajen en sincronía con los estudiantes, para que sepan qué hacer y qué no hacer: qué hacer para ayudarlos así como lo que no se debe hacer para no desalentarlos.” El objetivo de esta conferencia es que todos— profesores, padres, miembros de la comunidad y estudiantes— sienten las bases para” ayudar a estos jóvenes a obtener el éxito, para que se sientan aceptados y que no teman solicitar ayuda u ofrecer ayuda ellos mismos”.

Lo que estos jóvenes quieren es el apoyo de sus compañeros, de sus padres, de la comunidad, y también del sistema escolar para poder alcanzar sus metas. Es importante para ellos que el consejo escolar se de cuenta y entienda que se debe tomar en cuenta su experiencia como jóvenes Latinos y establecer programas y recursos teniendo esto en cuenta, ya que es evidente que esto es un factor determinante en cómo se ven a sí mismos y como son vistos por los demás. Este es un factor de alta relevancia en la formación de su identidad dentro del sistema escolar. Debe tomarse en cuenta también el estrés de la adolescencia y de no ser tomado en serio y muchas veces no ser siquiera escuchado. El poder aceptar nuestro patrimonio cultural y estar orgullosos de este, dice Argueta, puede ser una herramienta más que se puede utilizar para que los jóvenes logren el éxito en un futuro. “De eso se trata el movimiento juvenil, porque somos nosotros literalmente los que estaremos cambiando el mundo y los que le daremos forma al futuro. La nueva generación es quien va a tener el mayor impacto en el futuro. ¿Y por qué no utilizar nuestro patrimonio, nuestra cultura, especialmente en un país, una ciudad tan diversa como Toronto? Toronto es una de las ciudades más diversas del mundo. Que triste que muchas personas se avergüencen o se entristezcan de mostrar su herencia cultural. Esto es algo con lo que yo creo que esta conferencia ayudará: para sentir orgullo de quién eres y de tu lugar de origen. Si otras personas te menosprecian o no, al fin y al cabo eso te va a dar más ánimos y seguridad en ti mismo para tomar ventaja de las oportunidades que se te presenten.”

La conferencia del sábado concluyó con todos los grupos— padres, organizaciones comunitarias y los grupos de jóvenes— presentando los resultados obtenidos y los pasos que ellos consideran se deben seguir a los asistentes, pero en particular a Bottoni del TCDSB y a Saitua de TDSB. Ambas representantes del Consejo Escolar cerraron la conferencia, y dijeron estar tomando en cuenta todo lo que se discutió en el transcurso del día para después comentarlo en sus respectivas juntas escolares. Señalaron también los recursos que ya existen y de los cuales los padres pueden tomar ventaja inmediatamente, tales como los consejos de padres y el Consejo Asesor de Participación de los Padres, entre otros.

Y ¿A dónde van a partir de ahí? ¿De qué manera puede la comunidad continuar el diálogo y seguir expresando sus inquietudes para irle dando forma a un futuro mejor para nuestros jóvenes—un futuro en el que ser diferente dada la herencia cultural no sea un obstáculo sino acogiendo plenamente sus raíces e identidad para poder así lograr alcanzar el éxito dentro del sistema educacional, sea Público o Católico? “Esto es sólo el comienzo,” dice Derik Chica. “Esta conferencia del día de hoy mostró que increíble es nuestra comunidad, sus talentos y servicios, pero se dio muestra sobre todo de la capacidad que tenemos de transformar el diálogo a la acción. Este no es el final.”

468 ad

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *