Menu

Another school year is upon us, and though we say goodbye to summer (and this year we’ve been blessed with a great one), it is time now to get ready and start planning and getting organized to make this one a very successful school year for our kids (or even those adults who are also going back to school).

Once August hit, we started seeing Back-to-School specials all over TV and print ads.  I, personally, have been in denial for the past few weeks, extending my flip-flop wearing season as much as I can (my nicely pedicured neon orange toes are starting to get cold now, though).  But the back-to-school shopping has already begun in this household.  It’s time to also start thinking about getting organized and back to a steady routine.  No more “what are we doing or where are we going today?” questions.  Time to start thinking about those dreaded lunches (has anybody found a proper and tasty replacement to those boring sandwiches?), fighting to get the kids in bed early, daily homework (oh, crap, I have to start brushing up on my multiplication tables knowledge!) and early morning fights to get them up on time for school.

I think the main job for us parents should be to get the kids excited about going back, as most of them may hate the idea (especially after a fun, exhilarating summer) and in many cases they can be quite stressed about the prospect of returning to school and/or feel anxious about new beginnings.  Some experts offer tips on how to make the initial process a little bit easier on the kids.  Stress and anxiety can affect younger and older kids (and even adults) equally.

Another difficult situation arises when kids are going through a change: moving and attending a new school, going from elementary school to high school– even starting kindergarten.  This may prove a little more difficult and can trigger a greater fear and anxiety, and so we parents have to find a way to alleviate the situation in any way we can.  Once again, many experts offer advise on what steps to take to make the transition easier on your child and make sure that they continue on a successful path, even if they face new challenges when drastic changes are inevitable.

September can also be a stressful time for parents.  Most of us have full time jobs and busy lives, and the going back to school routine can prove difficult and exhausting for many of us.  It’s a good idea to ease gradually back into this routine by going to bed a little bit earlier each day in the last week of summer in order to make the transition easier one day at a time.  Preparing in advance for the first week (organizing lunches, clothes, backpacks, school supplies, even dinner meals) can be very helpful in avoiding the chaos that this first week usually entails.  And it’s not just school that creates the chaos.  This first week is usually also the beginning of many after-school programs (music lessons, dance, karate, etc).

Preparing in advance, getting organized and having fun with the whole process may make the kids feel that going back is not so bad after all.  And like I mentioned before, parents, start brushing up on those math and geography questions.  I’m reaching that time in my youngest kid’s life where I’m going to start saying, “It’s time for you to become a little more independent and start doing your homework on your own.  I’m not doing you a favour by helping you do this.”  What he won’t know is that the subjects are getting just a tad complicated and I’m not going to want to embarrass myself by saying, “Sorry, kid, I don’t know any of that.” That’ll be my little white lie.

_________________________

De Regreso a la Escuela… Que nervios!

Se nos deja venir otro año escolar, y aunque nos despedimos del verano (y este año fuimos bendecidos con un verano tan lindo), es hora ya de prepararnos y empezar a planear y organizarnos para que este año nuestros hijos (y aún aquellos adultos que regresan de nuevo a la escuela) tengan un año escolar muy exitoso.

En cuanto entra Agosto, ya se observan por todas parted (en la televisión y los periódicos) los especiales del retorno a la escuela.  En lo personal, yo sigo negando el hecho que el verano se acaba, e insisto en seguir usando mis sandalias lo más que puedo (aunque ya mis deditos los tengo helados de tanto frío).  Pero las compras para el año escolar que se aproxima ya empezaron en esta casa.  Es hora de organizarnos y volver de nuevo a la rutina de los días de escuela.  Ya no más “Adonde vamos hoy?” ó preguntas de ese tipo.  Es hora de empezar a pensar en las meriendas para la escuela (a figurarse ahora un reemplazo apropiado para esos sandwiches tan aburridos), empezar a pelear con los niños para que se vayan a la cama temprano, los deberes escolares (es hora de practicar las tablas de multiplicar!) y los pleitos matutinos para que se levanten a tiempo para irse al colegio.

Creo que el trabajo principal de nosotros los padres es el de entusiasmar a los muchachos en el reinicio de la temporada escolar (especialmente si tuvieron un verano divertido y tonificante), ya que en muchos casos pueden estar estresados con el prospecto del retorno y sentirse llenos de ansias por el nuevo comienzo.  Algunos expertos ofrecen consejos prácticos para hacer el proceso inicial un poco más fácil para los niños.  El estrés y la ansiedad afecta a chicos y grandes por igual.

Otra situación bastante difícil ocurre cuando los chicos atraviesan por un cambio drástico: mudanzas y cambios de escuela, cambiar de la escuela primaria a la secundaria y hasta iniciar el jardin infantil.  Para los inmigrantes el cambio es aún más grande cuando venimos de nuestros países de origen y empezamos no solo en una nueva escuela, sino en un nuevo idioma.  Esto puede hacer la situación aún más difícil y crear un temor y ansiedad mayores en nuestros hijos.  Los padres podemos ayudarlos a aliviar la situación de cualquier manera posible.  De nuevo, varios expertos ofrecen consejos en los pasos a seguir para hacer que esta transición no sean tan difícil para nuestros hijos y asegurarnos que no se desanimen aunque enfrenten retos bastante grandes cuando estos cambios drásticos son inevitables.

Igualmente, Septiembre puede ser un mes estresante para los padres tambien.  La mayoría de nosotros tenemos trabajos de tiempo completo y vidas ocupadas, y la rutina del regreso a la escuela puede ser bastante difícil y cansada para muchos de nosotros.  Es buena idea hacer una transición gradual a esta rutina, ya sea yéndose a la cama un poco más temprano cada día en la última semana del verano.  Podemos prepararnos tambien de antemano organizando los almuerzos de la primera semana, la ropa, las mochilas y útiles escolares y hasta las cenas de esa semana, lo que puede ayudar a evitar el caos que esta primera semana conlleva. Y es que no es solo la escuela la que inicia, sino tambien muchos de los programas recreativos en los que nuestros hijos participan: fútbol, danza, karate, etcetera.

Prepararse de antemano, organizarse temprano y hacer del proceso algo divertido quizás ayude a convencer a los niños que regresar a la escuela no es tan malo.  Y como dije antes, empiecen a practicar las tablas de multiplicar y los conocimientos de geografía.  Yo ya casi estoy en el punto en la vida de mi hijo menor en que voy a empezar a decirle, “Ya es hora que vayas trabajando más independientemente en hacer tus deberes escolares.  No te estoy haciendo un favor ayudándote a completar tus deberes.”  Lo que el no sabrá es que las materias se van poniendo cada vez más complicadas, y no quiero pasar la vergüenza de tener que decirle, “Disculpame, hijo, pero no sé nada de lo que estás hablando.”  Esa será mi mentirilla blanca.

Share This